Carta abierta a los antimagos                                    22- Septiembre 1999

             Lo que les duele a aquellos que quieren eliminar nuestra cultura maga, es que después de 500 años de estrategias violentas ( prohibición bajo pena de hoguera de nuestra lengua) y estrategias sutiles ( como la “cristianización” de La Candelaria, El Pino, La Rama y otros muchos ritos espirituales magos; la prohibición para estudiar que padecimos durante varios siglos; o últimamente la utilización de sus medios de comunicación para intentar ridiculizarnos), resulta que los magos seguimos vivos, muy vivos en las puertas del siglo XXI, y a los enemigos de Canarias les duele.

             Orgullosos de nuestra tradición, hoy somos trabajadores, pescadores, agricultores, ganaderos, empresarios, economistas, sociólogos, abogados, etc., venciendo con mucho tesón la escasez de medios académicos a que nos condena el colonialismo de los godos antimagos, venciendo con tesón las dificultades para vivir como pueblo libre en el siglo XXI.

             Amaga, Alternativa Maga Nacionalista, somos un partido de Magos decididos a ocupar también las instituciones políticas existentes en Canarias, ahora que el colonialismo se compromete a respetar unas reglas democráticas formales, a dejar atrás la represión violenta que tan salvaje resultó con la inquisición y la dictadura franquista. En Amaga estamos decididos a dejar el silencio y a ocupar el terreno que hoy ocupan los godos, sus descendientes y unos pocos vendidos, porque esta Tierra, este Archipiélago, es muy lindo y frágil para que lo terminen destrozando los salvajes especuladores que nos invaden y que ocupan, según los datos oficiales, el 90% de los puestos directivos en Canarias.

             Estamos orgullosos de ser Magos, incluso los que pudiendo elegir han preferido nuestra cultura maga a la cultura española, como ya pasó con Cairasco de Figueroa, que tras aprovechar el origen europeo de su padre para estudiar en las academias españolas, se dedicó a difundir el espíritu mago de su familia materna, transcribiendo hasta la lengua original de nuestro pueblo y ensalzando a los canarios frente a los españoles, como se puede leer en su obra de teatro el “Recibimiento del Obispo Rueda”.

             La gran mayoría de los que por nacimiento no pueden elegir, y los que sí pueden, nos unimos poco a poco en la defensa de nuestras raíces magas, manteniendo y renovando nuestra tradición para afianzarla frente a los depredadores godos y unos pocos canarios vendidos.

             El dolor les va a ir aumentando a los antimagos, porque vamos a seguir vivos y cada día vamos a ser más conscientes de nuestra preciosa cultura, que poco a poco seguirá llenando, cada vez más, nuestras calles, esas que hace 500 años nos expropiaron, y que hoy, con la libertad formal, volvemos a ocupar, porque son nuestras, porque seguimos siendo magos, con orgullo, con mucho orgullo.

 

AMAGA, Alternativa Maga Nacionalista.

Felipe Ros Brandon.